Curry de Verduras

¡Ese plato tan sencillo que siempre sale rico!

Hoy vamos a por una receta que ya tiene tiempo, pero que nos sigue conquistando. Tanto para una cena ligera, como de entrante en una comida o de plato principal acompañando un plato de arroz.
Hay currys para todos los gustos: de lentejas, de garbanzos, de pollo, de tofu… pero yo hoy he escogido el que vale para todos, el que puede combinarse con todos ellos y el que gusta a todos: el de verduras.
Podéis ir variando el tipo de verduras a vuestro gusto o dependiendo de lo que tengáis en la nevera. Podéis usarlo de base para otros currys, como por ejemplo el de carne. Podéis variar el punto de sabor alternando las especias, sin olvidarnos de la principal ¡el curry! Podéis invernar todo cuanto queráis en cocina siempre que lo hagáis con amor y conciencia, sólo entonces sale rico y es nutritivo.

Puedo deciros que la receta que os muestro hoy sale perfecta, pero siempre estoy abierta a escuchar nuevas ideas, porque la cocina no hay duda que es la reina de la creatividad.
Vamos a allá!!!

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla morada pequeña
  • 1/4 pimiento rojo
  • 1/4 berenjena
  • 1 zanahoria
  • 150g coliflor
  • 150g brócoli
  • 5 dátiles al natural
  • 1 lata de leche de coco
  • Un poco de agua
  • 2 cucharaditas pequeñas de curry
  • 1 cucharadita pequeña de jengibre en polvo
  • 1/8 cayena
  • 1 chorrito de tamari
  • Extracto de estevia en gotas
  • Acompañante opcional: arroz o tofu

Preparación

Pochamos en una sartén antiadherente la cebolla junto con el ajo bien picado y el pimiento rojo. Se puede dorar en su propio jugo, sin falta de usar aceite o bien untar la sartén con un pincel con un toque de aceite de oliva virgen extra. Yo en este caso he aprovechado el vapor de las verduras tapando la sartén con una tapa de cristal y removiendo de vez en cuando para que no se pegue a fuego medio. Podéis añadir un poco de agua a mitad de cocción para que no se os pegue.
Mientras se cocinan las verduras en la sartén; troceamos la berenjena, la salamos y la reservamos unos minutos para que vaya perdiendo su amargor característico. Es un paso del que podemos prescindir, pero si queremos que el sabor del guiso final quede perfecto vale la pena invertir un minuto en ello.
Cuando se haya dorado mínimamente nuestro sofrito, añadimos la zanahoria pelada y cortada en cuadraditos y sucesivamente añadimos la berenjena.
Mientras troceamos la coliflor y el brócoli con nuestras manos, separando pequeños ramilletes del tronco y reservamos. Así mismo, deshuesamos los dátiles y los troceamos en pequeño.
Buscamos una cazuela de fondo abundante y añadimos 3/4 de lata de leche de coco y un chorro de agua. Al abrir la lata podéis ver que se forma una capa más gruesa por encima, es natural de la propia leche de coco, removed todo bien y verterla al guiso sin miedo en su totalidad, reservando 1/4 que usaremos posteriormente.
Ponemos la cazuela a hervir y cuando rompa el hervor añadimos el sofrito de la sartén más los ramilletes de brécol y coliflor que tenemos reservados y los trozos de dátiles.
Ya entonces vertemos las especias en polvo: curry en abundancia, jengibre y cayena. El grado de picante lo escogemos nosotros mismos según nuestra tolerancia, podemos ir probando y cambiando las proporciones al gusto.
Removemos bien hasta que se mezclen los sabores y dejamos hervir con la tapa puesta a fuego medio hasta que todas las verduras se hayan cocinado al punto, pero el brócoli no pierda su color verde. De tanto en tanto levantar la tapa y remover para evitar que se os pegue.
Una vez se hayan cocinado todas las verduras junto con nuestras salsa especial, separamos del fuego y añadimos unas gotas de estevia pura, un chorrito de tamari y el resto de leche de coco que habíamos reservado en crudo. Removemos de nuevo y dejamos reposar un par de minutos con la tapa puesta pero sin calor.
Ya entonces podemos servir en plato hondo, acompañado de un arroz basmatti al punto o unos dados de tofu salteado.

¡¡¡Buen provecho!!!

Espero que el Centro de Naturopatía al que he llamado Mitierra, haciendo nombre a nuestra “tierrina” asturiana, nuestro Paraíso Natural, nuestro entorno más verde y puro… sea en realidad vuestro propio Centro. Un lugar real donde aprender a cuidaros y donde descubrir una nueva ventana al mundo.

Yo me ofrezco, a pie de remo, para asesoraros de modo directo desde la zona de tienda, como gerente de este bonito proyecto; para acercarme un poco más a vosotros aportando un ritmo diferente desde la sala de tallerescursos y charlas. También de manera más personal e individualizada desde el despacho de consulta privada. Concluyendo así las 3 zonas fundamentales de Mitierra: tienda física, talleres y consultas; de las cuales no solo yo formaré parte, sino todo mi equipo especializado en cada tarea o en cada terapia, para ofreceros lo mejor en todo momento con el personal cualificado para cada caso.

Pero más allá de dicho espacio físico, paralelamente, a través de esta web, deseo llegar a todos vosotros, como un lugar abierto en el que cultivar un poquito cada día, donde Mitierra tendrá su voz y su expansión, pero también donde vosotros estáis invitados a aportar cuanto deseéis, así como a resolver las dudas que os vayan surgiendo. Ya sea a través del blog cargado de dinamismo, o en la pestaña de talleres, o bien en la propia tienda online pudiendo ofreceros 24h de servicio diario para cuanto necesitéis sin moveros de vuestra propia casa, ya sea para demandar una consulta terapéutica mediante un solo click… Pretendemos que todo sea lo más fácil posible para vosotros, con toda la información puesta a vuestra disposición, desglosando cada parte de lo que engloba Mitierra y actualizándonos en lo necesario a cada paso.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0.00